Quiénes somos Visión y Misión Qué es FIFe Miembros y Clubes Reglamentos Códigos EMS Patrones y colores Razas
Reglas de crianza y registro Reglas para nombres de criadero
Amigo FFM Criaderos registrados Membresía Expedición de pedigrees Registro de gatos Registro de camadas Registro de criadero Registro de socio Cambio de propietario Revalidación de pedigrees Inscripción a exposición Expedición de títulos

Las diferentes razas que existen en los gatos se han ido estableciendo por medio de selección y consanguinidad a través de los siglos.

El gato original que proviene del Egipto antiguo era de un solo tipo, el Felis líbica que se identifica como un gato atigrado y de pelo corto y de carácter salvaje, con el tiempo algunas líneas se fueron domesticando. ¿Cómo se explica que de este gato se hayan originado las demás razas?, a través de las mutaciones que no son más que cambios genéticos producidos por diferentes circunstancias aunadas a la consanguinidad (para fijar las características) y a la selección que ha hecho el hombre en base a lo que ha deseado.

Toda característica diferente a la original se le conoce como mutación, de aquí que de un gato atigrado y de pelo corto ahora tengamos tanta diversidad genética debido a las mutaciones como lo son el pelo largo, pelo semilargo, los gatos sin pelo, las orejas caídas, las orejas echadas para atrás, la carencia de cola, la cola corta, los diferentes colores de pelaje que incluyen los colores sólidos, bicolores, parchados, los colores en puntos tipo Himalaya etc. Inclusive existen colores que identifican exclusivamente a una raza como lo es el Azul Ruso, Korat, e inclusive patrones de distribución de color que pueden identificar una raza como lo es el bicolor tipo van del Van Turco, o bien el tabby punteado clásico del Abisinio, Somalí etc.

El gato con las características “más comunes” es el Europeo, que es maravilloso, él más tradicional de todos considerado como una raza como tal y que actualmente y con un programa de crianza controlada en el que se pueden incluir los gatos “sin raza” o los “gatos de azotea” que se acercan a su estándar y nos permiten preservar a esta raza. En México al gato tipo europeo que no ha sido criado con un control genético le llamamos “Mexicano Domestico”, desde luego no es una raza sino un tipo del gato que podemos utilizar para recuperar a su progenitor, el Europeo. Esto es solo un ejemplo.

Los criadores que son aquellos que trabajan las diferentes razas y que proponen los estándares o normas de perfección racial que aceptan o mejoran las diferentes asociaciones o federaciones a nivel mundial.

La idea básica de la crianza está dirigida a obtener ejemplares mas sanos y bellos, no se trata especialmente de crear nuevas razas sino de mejorar las que ya tenemos y siempre debemos tener en cuenta que la salud y el bienestar son las características más importantes que deben prevalecer en la crianza, el gato de raza fue hecho para convivir con el hombre, ese convivencia nos hace amarlos, ¿de que sirve como criadores dirigir nuestra crianza a gatos enfermos con enfermedades hereditarias?. También es común en algunos países donde las tendencias actuales de cruza del gato domestico con gatos silvestres da como resultado gatitos o gatotes muy bonitos pero que son sumamente estresables inclusive “intocables” haciendo la convivencia con el hombre a veces imposible. La crianza debe ser controlada, dirigida y responsable.

Los pedigríes son una forma de controlar la pureza y características físicas, de salud e inclusive de carácter. Esto no quiere decir que aquellos que no sean de raza no sean hermosos o dóciles o sanos, pero la especificidad que nos dan los pedigríes ayuda a la preservación de una raza en la mejor condición. Muchas veces hemos escuchado decir: “El Siamés es bello y es el más inteligente “o bien “El Esfinge es el más afectuoso”, o por todos conocido sobre el carácter vivido del Abisinio o Somalí, o de la belleza y la relativa pasividad de un Persa o un Exótico, o lo impresionablemente entrenables que pueden ser los Angora Turco?, por eso gustamos de las diferentes razas, ninguna es igual a la otra. Tener un gato de una raza o bien de otra son experiencias completamente diferentes.

Sin salud no hay belleza, la promoción de la crianza responsable basada en salud y al bienestar de los gatos es la única forma de garantizar la armonía hasta ahora tienen el hombre y el gato en su convivencia.

 
Inicio